Por ti, mi vida entera – #poemasdeamor para Zenda

Tu casa vengo a invadir

cual caballo de Troya.

¡Ah del castillo, ya estoy aquí,

para poner mi devenir,

al servicio de quién mora!

Ay amor, que sorpresa,

cuando abras este regalo

y tengas que montar

al que amor te profesa.

Los pies, los primeros,

con la sierra.

No he sentido dolor, apenas.

Animado, tras ellos han ido las piernas.

Sierra que te sierra.

Como un yunque postrado,

dándome golpes en la cabeza,

pensaba que sería lo próximo

que debería ser cortado.

¡La cabeza! Que es lo que menos pesa.

Por el cuello he empezado,

sierra que te sierra

y de golpe ha caído la testa,

con un pie a cada lado.

Brazos y tronco quedan,

«poco que pensar», pienso.

Partir en dos el pecho

para encajar bien las piezas.

Sierra que te sierra.

Recorto el brazo de la mano desarmada

y le hago sitio en la caja,

del regalo de mi amada.

Sierra que te sierra.

Ya sólo queda el diestro,

sierra que te sierra,

está todo encajado.

Cierro la tapa, con la oreja,

y espero paciente el traslado.

¿Qué cara pondrá mi señora

cuando me vea desmontado?

Más frágil que nunca

y del todo enamorado.

Me rio yo del artista,

de anaranjada pelambrera,

que con tacaña ofrenda quería

conquistar el corazón de su doncella.

Toc, toc, toc. Silencio,

que ya se escucha abrir la puerta.

 

Anuncios

One response to “Por ti, mi vida entera – #poemasdeamor para Zenda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s