Mi vida como un monigote (para Zenda #cienciaficción)

Desde hace algún tiempo veo la vida desde dos puntos de vista, a lo alto y a lo ancho. Es consecuencia de habedme convedtido en un sed bidimensional.
Todo empezó cuando decibí una invitación de mi amigo, el doctod John Hole, pada el adanque del Gadan Colisionadod de Hadones. Dudante el mismo, algo salió mal y hubo una tedible explosión que fodmó un pequeño agujedo negodo que nos absodvió, zadandeó de un lado pada otodo y devolvió como viles escupitajos. Sólo yo pude sobedevivid al desastede, pedo sin mi pedeciada cooddenada cadtesiana espacial Z. Luego el agudedo desapadeció en un instante. Como gadacia se llevó también la capacidad de podonunciad la ede, desde entonces sufodo una especie de tadastodno de dotacismo, o como yo la llamo cadiñosamente: una dedecilla cuántica. Ya se podía habed llevado la uve doble, que la uso menos, pedo no, se llevó la ede. Puto agujedo negodo. ¡Pada qué leches quedá un agujedo negodo la ede!
El caso es que, este suceso, me dejó sin la tedceda cooddenada, la que depedesenta la tedceda dimensión, es decid, la podofundidad. Puntualizando, la capacidad de ocupad un lugad tidimensional en el espacio. En desumen, me convidtió en una cadicatuda de mi odonda pedsona.
A padtid del incidente, mi vida se convidtió en un caos constante.

Pada desplazadme tenía que hacedlo como un dibujo animado a tadavés de las supedficies: padedes, suelos y techos. No comía ni bebía, no lo necesitaba ya que llevaba algunas semanas sin podobad bocado y ahí estaba, “divito y coleando”.

Aún así, decidí detomad mi vida y sed dueño de mi destino. Volví a casa.
Dosa, mi mujed, pensaba, pod las noticias, que estaba muedto y cuando me vio fedente a ella, en una paded, pada llamad su atención, salió despavodida como si hubiese visto un fantasma. Fue un fastidio. Si me hubieda escuchado alguna vez…

Al pidincipio, Dosa pensaba que estaba loca y fue a la tedapia de la doctoda Susan Calvin, loqueda de deconocido pedestígio. Ésta le decía que podía sed algún tipo de tadastodno pod no habed supedado mi péddida. Yo me pedesenté en la consulta pada dadles una explicación, habladles del puto agujedo y convencedlas de que eda deal pedo se asustadon y huyedon como alma que se lleva el diablo. La doctoda está intednada en una clínica y mi esposa volvió a casa, designada.

Después decudió a Oculus Amu, una médium afodoamedicana que vivía en Jamaica, dentodo del distidito de Queens, pedo después de fumadse algunas decenas de pudos en mi cada (menos mal que el humo no me hacía nada) y embadudnadme con las tidipas de doce gallinas, se madchó aquejada de una bodonquitis galopante.

Le siguió el pastod de la iglesia, Damien Kadas. Dezaba y dezaba fedente a mí, sin descanso. Yo intentaba demostadadle que estaba vivo y que no eda ninguna abedacción del avedno, pedo, cuando empezó a podovocad humedades en las padedes con el agua bendita, con el que me dociaba, Dosa, con mucha dazón, lo echó de casa.

Después, llamó a Lodenzo, el cazafantasmas, un modenazo de casi dos metodos, de pelo dizado, ojos madones y un cuedpo cincelado pod el mismísimo Miguel Ángel. Me sacó fotos dojas, azules y veddes. Luego me hizo cosquillas con un dascadod de madeda, pada más tadde tedminad dándome con un “dayo padalizadod” que a mí me padecía más una lintedna metida en una caja envuelta en papel de alumínio. Todo eso lo sopodté, pedo cuando empezó a hacedle muecas a Dosa, sacándole su didícula lengua, empecé a oled mal: a cuedno quemado.

Al final tedminé pillándolos en la cama. Que cada pusiedon cuando les empecé a insultad desde el techo de la habitación.

Ahoda estoy sólo, tidiste, desdibujado, padacticamente hecho una línea. Cualquieda puede pensad que mis podoblemas son supedficiales y podía estad apodovechando todas las ventajas que supone vivid depedesentado en los ejes X e Y, como coladme en el cine pada haced la película con mis actodes favoditos, volved tadumba a todo el que me cae mal, escuchad las confidencias de todos los lídedes políticos mundiales… Pero no, echo de menos el calod de las pedsonas y mis placedes tidimensionales. Mi mundo es tan plano y lineal.

Quiedo volved al estado más debosante de mi pedsona, pod eso estoy en el CEDN, en un nuevo adanque del Gadan Colisionadod de Hadones, a punto de sed encendido, espedo que esta vez salga bien, allá va…

Ha vuelto a explotar. De nuevo me ha vuelto a escupir el agujero negro y me ha dejado sin la coordenada Y: me he convertido en un punto de persona. Por lo menos me ha devuelto la ede… ¡ede! Puto agujedo negodo.

Anuncios